EL LAGARTO DE JAÉN © 2004

José Gilabert Carrillo



           La leyenda del lagarto de Jaén (más conocido antaño por sierpe, gran serpiente o dragón) se inscribe dentro de los mitos de lucha, arquetipo que recorre la historia de la humanidad como demuestra Juan Eslava Galán en su magnífico ensayo La leyenda del lagarto de la Malena y otros mitos del dragón.

           Se trata de una leyenda viva que todavía hoy se considera cierta por gran parte de la población. Pero además forma parte del lenguaje corriente en frases como: "reventar como el lagarto la Malena" o "¡así revientes como el lagarto Jaén!".

 

Versiones de la leyenda giennense


           Alfredo Cazabán Laguna, estableció en 1913 tres versiones básicas de la leyenda del lagarto en las que el héroe matador del monstruo es un guerrero, un cautivo o un pastor. Partiendo de estas tres versiones y dejando a un lado las pequeñas variantes, conviene reconstruir el relato de cada una de ellas:

           Un reptil de gran tamaño apareció en un tiempo indeterminado en el venero de la Magdalena de Jaén, de donde salía para matar a personas y animales.

           1. Un guerrero vestido con una armadura de espejos se enfrentó a la bestia, consiguió deslumbrar al lagarto y lo mató con su espada.

           Como indica Eslava Galán, esta versión recuerda mucho a la leyenda valenciana del dragón del Patriarca y no tiene raigambre en Jaén; la falta de testimonios anteriores a Cazabán induce a pensar en un folclore ajeno.

           2. Un pastor mató al lagarto usando como cebo una piel de cordero ensangrentada y rellena de yesca encendida que, al engullirla, abrasó las entrañas del animal y le hizo reventar.
           En recuerdo de la hazaña del pastor se pintó una escena en la misma fuente de la Magdalena.


           Esta versión coincide con la primera mención escrita de la leyenda del lagarto de Jaén, que data de 1628 y aparece en la obra Historia de la Antigua y Continuada Nobleza de la Ciudad de Jaén, escrita por Pedro ordóñez de Ceballos, aunque publicada por Bartolomé Ximénez Patón. Tiene menos adeptos, pero el detalle del cordero ensangrentado y la yesca encendida, se introducen a veces en la tercera versión.

           3. Un preso condenado a muerte aceptó combatir al lagarto a cambio de la libertad. Pidió un caballo, una lanza y un saco de pólvora y, por la noche, se dirigió al manantial con un costal de panes calientes. Salió el monstruo de la cueva y, al ver a su enemigo, empezó a perseguirlo. En la carrera, el jinete le fue arrojando como cebo los panes, que el lagarto iba devorando. Por último, le echó un saco de pólvora que el animal se tragó y poco después reventó con una gran explosión.
           Esto ocurrió a la altura de la iglesia de San Ildefonso y durante mucho tiempo, la piel del lagarto estuvo expuesta en uno de sus muros.


           Esta última podría ser una adaptación de la versión del pastor y hoy día es la que goza de más popularidad; coincide con la que Eslava Galán recoge de labios de José García Moya, vecino del barrio de la Magdalena. Los datos complementarios pretenden añadirle verosimilitud, pues realmente existió una piel, probablemente de caimán, en la iglesia de San Ildefonso.

 

Simbología del mito


           En los mitos, el dragón es el guardián del tesoro (frecuentemente agua) y el depositario del poder de la naturaleza. Aparece asociado con el elemento femenino, representado por la humedad, la cueva, la oscuridad, la luna. Por el contrario, el héroe simboliza el elemento masculino, el calor, la luz, el sol. La lucha entre uno y otro elemento reproducen el mecanismo de muerte-resurrección, mito de las sociedades agrarias, válido en su aspecto simbólico para otras situaciones de crecimiento como el paso de la infancia a la madurez, de la barbarie a la civilización, de la opresión a la libertad, del mal al bien.

 

Otras leyendas españolas


           El papel atribuido al dragón lo adoptan en ocasiones animales, vestiglos, endriagos y seres humanizados como el ogro o el gigante, pero, por semejanza con el lagarto de Jaén, interesa recoger las leyendas españolas en las que aparece un reptil como protagonista:

           El Códice Calixtino (siglo XII) narra cómo los discípulos que transportaban el cadáver del apóstol Santiago tuvieron que enfrentarse con un dragón para poder capturar los bueyes que uncirían al carro que les servía de transporte. Le hicieron la señal de la cruz y el dragón expiró por la fuerza de este talismán cristiano.

           Del cuélebre, versión asturiana del dragón, se cuentan leyendas en muchas poblaciones. El más popular habitaba en la Cueva del Culebrón, situada detrás del Convento de Santo Domingo de Oviedo. Este dragón aterrorizaba a los frailes, a los que raptaba y devoraba uno a uno, hasta que el más joven de los hermanos acabó con la fiera dándole de comer un pan relleno de alfileres.

           En Redondela (Pontevedra), la coca, especie de dragón marino, devastaba toda la costa. Devoraba a las muchachas, empezando por las más hermosas, hasta que veinticuatro hombres jóvenes pudieron quitarle la vida. Asimismo, son frecuentes leyendas similares en otros pueblos cercanos.

           En Badajoz se recoge la leyenda de la Fuente de los Alunados, cuyo motivo central gira en torno al Molino de la Tarasca, lugar donde se ocultaba un extraño monstruo con aspecto de serpiente. En las noches de tormenta la tarasca salía de su escondite para asolar la comarca y devorar a sus habitantes. Existe una leyenda paralela en la ciudad portuguesa de Chaves.

           El lagarto de Calzadilla de los Barros (Badajoz) hacía estragos en los rebaños. Un pastor decidió enfrentarse al monstruo y, como no tenía armas, rogó al Cristo de la Agonía, que transformó milagrosamente su cayado en escopeta y el pan en munición. Y, con estos medios, pudo matar al lagarto.

           Similar intercesión se da en la leyenda del lagarto de Villoslada (La Rioja), cuando el pastor Lino Martínez, se vio perseguido por un lagarto gigantesco al que daba de comer cuando todavía era una cría. Ahora la bestia se disponía a devorar a su benefactor que huyendo alcanzó el santuario de Lomos de Orios. La Virgen abrió la puerta a ruego de Lino y la volvió a cerrar cuando el lagarto entraba, partiendo en dos al animal. Se cuenta que este prodigio ocurrió en 1824.

           En Valencia, la historia más popular es la del dragón del Patriarca (colegio relacionado con la leyenda por la existencia de un caimán colgado del techo). La bestia que tenía su guarida en un brazo del río Turia y amenazaba a las personas. Nadie era capaz de exterminarlo hasta que un judío extranjero condenado a muerte pidió la libertad si lo lograba. Se enfrentó al dragón vestido con una armadura de espejos que deslumbraron al animal, lo que dio al hombre ocasión de clavarle su lanza en las fauces.

           Más literaria es la fábula de Arrasate-Mondragón (Guipúzcoa). Un reptil bajaba del monte y los habitantes le entregaban una doncella de Inchaurrondo. Pero un año tuvieron la ocurrencia de sustituirla por una figura de cera y al morderla, las fauces del monstruo se quedaron pegadas. Entonces los mozos lo mataron introduciendo por la boca un hierro candente. El nombre de Mondragón es de la época de Alfonso X.

           Muy estudiada es la leyenda del dragón del Monte Aralar (Navarra), que se disponía a devorar a don Teodosio de Goñi, pero el caballero que, desde hacía siete años hacía penitencia por haber muerto accidentalmente a su padre, halló la intercesión de San Miguel que apareció oportunamente para degollar a la bestia.

           En fin, son incontables los lugares de España en los que se narran leyendas similares, entre las que también cabe citar las sierpes de Sonsoles (Ávila), Tudela (Navarra) y Solsona (Lérida).

 

Curiosas similitudes


           En la Biblia, el Libro de Daniel cuenta que este profeta del siglo VII a.c. que gozó del aprecio de los reyes durante su cautiverio, se negó a adorar a la gran serpiente de Babilonia y pidió licencia para matarla sin ayuda de espada ni estaca. El rey aceptó confiado y entonces Daniel preparó un cocimiento de pez, sebo y pelos con el que hizo unas pellas que la serpiente tragó y, como consecuencia, reventó. En castigo, Daniel fue arrojado al foso de los leones de donde salió indemne.


           En la leyenda de la tarasca, un terrible dragón asola los campos y devora a las gentes de Tarascón (Francia) hasta que Santa Marta, hermana de María Magdalena, consigue dominar a la bestia rociándola con agua bendita y después la arroja al Ródano. En conmemoración de la hazaña se organizaron dos procesiones anuales, reflejo de las cuales es la figura de tarasca que aparece en algunas procesiones españolas del Corpus.
           Eslava Galán observa que muchos manantiales están dedicados a la Magdalena tanto en la península ibérica como en el sur de Francia, región donde, según una de las leyendas del grial, desembarcaron en el siglo I María Magdalena y José de Arimatea.
           Pero donde los paralelismos con Jaén abundan es en la localidad de Rennes-le-Château, núcleo moderno de Rennes-les-Bains, que cuenta también con manantial y una iglesia de la Magdalena y cuyo nombre de origen celta podría significar "serpiente corredora" (aer red).


           La leyenda de San Jorge, personaje del siglo III que padeció cautiverio y martirio, aparece como una actualización de mitos antiguos como el de Perseo y el dragón. Cuentan que en una laguna de Libia habitaba un dragón al que había que proporcionar diariamente dos ovejas; a falta de éstas hubo que llevarle doncellas, hasta que llegó el turno de la hija del rey. Pusieron a la princesa al alcance de la fiera y, en ese momento, el caballero Jorge que pasaba por aquel lugar, evitó la tragedia capturando y matando al dragón. En la iconografía aparece a caballo combatiendo al dragón con su lanza, escena que recuerda mucho a la de Horus enfrentándose a su tío Set, transformado en cocodrilo.

 

________

Fuentes:

- Juan Eslava Galán.- La leyenda del lagarto la Malena y otros mitos del dragón.

- El lagarto de la Malena. En Leyendas y Tradiciones, Yayyan.
   http://www.yayyan.com/Yayyan/Leyendas/Lagarto.htm

- La casa encantada. Estudios sobre cuentos, mitos y leyendas de España.

- Direcciones varias. En Internet.


________







Volver a la 'Letra L'